Definición

La importancia de la visita al podólogo deportivo recae en que se realiza una exploración articular y dermatológica al pie, tanto en carga como en descarga y también se valora la estática y la dinámica del pie mediante sistemas informatizados que nos dan las zonas de mayor presión del pie.
Si es preciso se realizan filmaciones del gesto deportivo real donde se puede producir la lesión, para luego examinarlas con dichos sistemas informatizados. Se valoran todos los parámetros pero de una manera exhaustiva el movimiento de pronación – “pie hacia la parte interior”- ya que es en la mayoría de los casos el desencadenante de las lesiones a nivel del pie y en el aparato locomotor.